martes, 21 de febrero de 2017

Hay vida después de los 6: ¿De verdad?

El tema tratado este mes en esta nueva convocatoria son las mentiras.

Como padres sabemos que cuando son niños a veces confunden realidad y fantasía. No mienten a propósito, sino que en su universo su realidad es la que te están contando con toda la inocencia del mundo. El problema viene cuando los niños crecen, empiezan a ser conscientes de que lo que dicen no es verdad y aun así lo dicen. Alrededor de los 6-7 años, los niños son plenamente conscientes de la diferencia entre verdad y mentira. Pero en muchas ocasiones, el miedo a confesar el delito les hace caer en la tentación de liarla todavía más contando un cuento que ni ellos se creen. Aunque no sea disculpable, sí es comprensible. Sobre todo cuando les pillas y confiesan sin tener que aplicar tercer grado ni suero de la verdad. Y si además, eres como mi hijo y al mentir te delata la expresión de la cara y confiesas antes de terminar de contar la mentira, es hasta simpático!


Ilustracion de Sergio A. Sierra

¿Qué pasa cuando las mentiras son más gordas o frecuentes? No estoy hablando de exagerar delante de los amigos para presumir o de contar verdades a medias. Estoy hablando de mentir y defender la mentira como verdad absoluta lojurolojurolojuro. Ahí es cuando hay que tomar cartas en el asunto. Desde la primera vez y con firmeza.

Es importantísimo escuchar las razones de su mentira, dejarle que hable y descubrir lo que verdaderamente esconde. Puede que a nosotros nos parezca una tontería pero quizás esa mentira encubra una preocupación del niño que podemos solucionar. ¿Reaccionamos cual ogros si trae malas notas o pierde una chaqueta? Dirá que le han abducido los marcianos antes de admitir que ha vuelto a olvidarse la agenda!

Reconozcamos la valentía si asume el error que quería ocultar. Premiemos la sinceridad y el valor de reconocer los errores, la importancia de disculparse y no tapar los fallos con embustes. Elogiando su valor, la siguiente vez que se encuentre en esa situación es mas probable que no le dé miedo decir la verdad.

Para mi, es muy importante hacerle ver cuáles pueden ser las consecuencias de sus mentiras y el impacto que producen en la gente que le rodea. Vamos, el cuento de Pedro y el lobo. O como dicen en mi pueblo, tanto fue el cántaro a la fuente que al final se rompió. Crear un clima de confianza en casa no solo ayuda con el tema mentiras, sino con muchos otros asuntos.



Uno de los grandes consejos de los expertos es predicar con el ejemplo. Ahí viene cuando la matan, señores. No es que yo sea mentirosa pero como madre he dicho algunas mentiras (Véase, Reyes Magos, Ratoncito Pérez...me entendéis?). ¿Qué pasa cuando tu hija se entera? Que la próxima vez que le recrimines una mentirijilla, te echará en cara EN PÚBLICO que la mayor mentirosa del mundo eres TÚ. Después levantará una ceja con expresión de "no puedo decir mas que luego todo se sabe, pero ahí lo dejo caer.......". Y todo el mundo pensará que te pasas el día contando trolas, que eres una persona poco fiable o que escondes un terrible secreto. Por mucho que expliques que la niña se refiere al tema Reyes Magos, la duda está sembrada y tu reputación arruinada. 

Echad un vistazo al resto de aportaciones!



jueves, 9 de febrero de 2017

Scrapbooking

Hace un año empecé a darle vueltas a la comunión de I. Tenía en mente varias ideas. Quería una comunión sencilla pero llena de detalles DIY que, conociendo a mi hija y su afición por las manualidades, estaba segura de que le gustarían. Algunas de estas ideas se quedaron en el tintero por falta de tiempo, habilidad o aprobación por parte de la protagonista del día. Pero una de las que se hicieron realidad y mas orgullosa me siento fue el álbum de firmas.
He ido varias veces a la Feria de Tendencias Creativas. Cuando fui el año pasado había mucho material para hacer albumes de firmas para bodas, nacimientos y ....comuniones! Compré unas planchas para la portada y contraportada y curioseé por la feria en busca de inspiración. En poco más de 3 meses, después de muchas pruebas, muuucho material y muchas horas de pegar, recortar, tintar y decorar, conseguí un álbum lleno de recuerdos que el día de su comunión se llenó de firmas y buenos deseos de la gente que más la quiere.
Después he hecho más trabajos utilizando las técnicas del scrapbooking. Aunque éste fue el primero y tiene muchos fallos, también tiene todo el cariño del mundo. El orgullo con el que mi hija lo daba para que le firmasen, el cariño con el que ha vuelto a mirarlo en casa, vale todo el esfuerzo en tiempo y dinero que costó.
Os dejo unas fotos de parte del trabajo.











Al ser el primero, cometí varios fallos. Compré material sin pensar, no conocía las técnicas ni los trucos ni tenía herramientas. el resultado final fue muy bonito, con un montón de detalles y fotos de diferentes momentos de su vida, todo muy personalizado. Se llenó de dedicatorias de gente que la quiere. No me gusta poner fotos demasiado personales de mis hijos así que os tendréis que conformar con mi palabra!!


Unas semanas mas tarde otra niña de la familia hacía la Comunión y también tuvo su libro de firmas. Éste fue más sencillo pero también personalizado y mejor acabado. Aprendí de los fallos!! No os puedo poner todas las fotos pero también habia paginas con los datos de la Comunión, dedicatorias y fotos de la niña. Al final incluí un CD para que pudiera tener todas las fotos de ese día especial en su libro.







Y llegó otra edición del Salón de las Manualidades. Y como aun quedan varias Comuniones en la familia, asistí a un taller para perfeccionar alguna técnica y seguir aprendiendo. Si alguien quiere un álbum o una mesa de dulces , no tiene más que pedirlo!!! Yo sigo recopilando material y aprendiendo...


martes, 24 de enero de 2017

Hojaldre de manzana y frutos secos

Me gusta preparar postres fáciles. En Navidades suelo llevar un bizcocho, algo de hojaldre y una tarta para los postres. Este año estoy especialmente orgullosa de los postres que hice: un bizcocho de yogur y vainilla con glaseado de naranja, una tarta de cuajada y un hojaldre de manzana.
El hojaldre es lo más sencillo del mundo. Detallar los pasos no hace ni falta pero por si acaso...

Ingredientes

2 placas de hojaldre cuadradas
Mermelada de manzana casera
Uvas pasas
Chips de chocolate
Nueces

Se extiende una placa de hojaldre y se cubre con la mermelada de manzana con generosidad. Se añaden unas nueces picadas, unas uvas pasas hidratadas o unos chips de chocolate. A gusto del consumidor!! El crujiente de las nueces le da un toque muy bueno. En la mitad puse chips y en la otra, pasas. Pero luego no podía distinguirlas!!

La mermelada la hice en septiembre, Es facilisima de hacer. En una cazuela se trocean las manzanas, la mitad de ellas con piel y se rocían con zumo de limón. Se añade la mitad de peso de las manzanas en azúcar blanco y se deja reposar una hora. Se pone a fuego medio y se remueve de vez en cuando. Cuando lleve un rato se puede agilizar el proceso triturando con la batidora. Añade canela al gusto y embota siguiendo el proceso que explique aquí. También se podría utilizar cabello de ángel o una mermelada de ciruela comprada.

Al utilizar esta mermelada con canela no añadí a la preparación. Una vez añadido todo, con la ayuda del papel en el que viene envuelto, se enrolla haciendo un rulo y se mete a la nevera una media hora para poder cortarlo más fácil. Dependiendo del número de comensales, se repite el proceso con otra plancha de hojaldre. Se corta el rulo en porciones y se disponen en un molde circular forrado con papel de horno. Se mete en el horno precalentado a 180º hasta que se dore ligeramente.

Estaba tan rico que no me dio tiempo a hacer la foto entero!!! ¡Qué rabia no haber hecho mas fotos!
Pero eso es una buena señal, no? Quiere decir que es irresistible!




jueves, 19 de enero de 2017

Hay vida después de los 6: Empezamos a ser mayores

El tema de este mes es "Los primeros recados y responsabilidades, ciertaindependencia,...".

Yo soy bastante mama gallina. Sé que mis hijos no serán los primeros en ir solos a ningún sitio. Pero poco a poco, sobre todo con la mayor, empiezo a soltar cuerda. Va sola a por el pan los fines de semana, está con sus amigas después de cole un rato mientras yo me quedo en el otro patio con el pequeño o va sola a la tienda de chuches. Aunque algunas de sus compañeras van solas al cole, yo subo con los 2.

El tema de la ciertaindependencia está dominado dentro de casa. Es decir, se duchan y recogen el baño, se hacen la cama los fines de semana, ayudan con las tareas de casa (limpiar el polvo, poner la mesa....). Los dos (10 y 7 años) colaboran por igual y son autónomos. Durante las vacaciones colaboran bastante en casa (no siempre de buen gusto) y excepto cocinar (qué envidia me dan los padres de los de Masterchef Junior..), el resto de tareas pueden realizarlas y las realizan sin problemas.

El problema viene con las pequeñas tareas fuera de casa. Eso de dejarles salir al mundo sin que mi mirada de halcón vigile su nuca. Eso es lo que me cuesta, ahí es donde veo peligros en cada esquina y me tengo que pintar la sonrisa mientras le digo ve tú sola. He de reconocer que siempre que le he dado más libertad ha cumplido de forma responsable. Así que el problema lo tiene claramente la progenitora, osea yo. Por eso, poco a poco, durante este año iremos dando pasos hacia nuestra mutua inter-independencia. 





Hemos dado pequeños pasos pero poco a poco iremos dando algunos mas. Está claro que con el buen tiempo y amigas que suben al cole y coinciden en parte del recorrido, éste será el siguiente reto. Sin duda, creo que en este tema es importante escuchar sus necesidades e imponer el sentido común. Una sicóloga me dio hace poco un consejo que intento seguir.



SONRIE

Creo que ésa es la clave. Aceptar que vamos pasando etapas. Nuestros pequeños crecen y ahora es importante que fortalezcan sus alas. Nosotros debemos estar ahí aconsejando, mostrando el camino y las pautas y dando un paso atrás para que ellos mismos avanzen. Y luego sonriendo de orgullo al ver sus progresos. Esto exige un esfuerzo de contención que ya quisiera el Dalai Lama poseer este autocontrol que estoy desarrollando!! 


Os dejo los enlaces a otros blogs que hemos tratado este tema:

martes, 17 de enero de 2017

Hamburguesas de brócoli

De sobre es conocida la afición de mis hijos por las verduras, inversamente proporcional a mi gusto por ellas. Asi que sigo infatigable en la búsqueda de nuevas formas de cocinar verduras que pueda comer sin necesidad de embadurnar en salsa o empujar con pan y agua en cantidades industriales. A mis hijos les encanta el brócoli gratinado. Pero yo lo odio. Vi una receta de hamburguesas de coliflor y pensé, esto lo hago yo con el brócoli!!
Además en estas fechas en que todos empezamos a lamentarnos del turrón y el roscón que nos hemos comido, esta receta es una buena forma de comer verduras. También se puede utilizar calabacín (receta aqui) o coliflor.

Ingredientes

1 brócoli
1 huevo
Pan rallado
Queso rallado
Sal, pimienta


Se cuece ligeramente el brócoli y se escurre bien. Se ralla o pica finamente. Se añade un huevo batido, un puñado de queso rallado y un par de cucharadas de pan rallado. Se mezcla bien y se salpimenta. La mezcla resultante tiene que ser espesa o al freir se desmorona. Si queda poco espesa, se añade mas pan rallado. Se mezcla bien y con una cuchara, se fríen en porciones como las hamburguesas en una sartén con poco aceite. Hay que tener cuidado al dar la vuelta para no deshacerlas.

Tips para que esta receta sea un éxito
  • El brocoli se puede rallar directamente en crudo y freir pero yo prefiero cocer ligeramente antes de formar las hamburguesas. En algun sitio he leido que se puede hacer en el microondas.
  • Es importante escurrir bien el agua que pueda soltar.
  • Se puede aderezar con ajo en polvo, le da un toque muy bueno. O un toque de alguna especia que te apetezca.
  • Si te parece demasiado veggie, frie unas lonchas de bacon y con una salsa de mayonesa y mostaza, a chuparse los dedos!










viernes, 13 de enero de 2017

Café de enero

La llegada del 2017 me ha traído un catarro que se ha complicado y malas noticias. Así que en cuanto he podido volver a una vida normal alejada del sofá y la cama, he aplicado el santo remedio de mi madre: zumos de vitaminas! Cuando éramos pequeñas y estábamos cansadas, en época de exámenes o de catarros, mi madre metía en la licuadora todo lo que encontraba en el frutero: naranjas, manzana, pera, kiwi, zanahoria, fresas,... Y un buen vaso de lo que saliera para adentro!! No siempre el sabor o el aspecto estaba bueno. Pero en una semana volvías a comerte el mundo!! Así que a falta de café, buenos son los zumos!!

Porque una de las consecuencias de mi super catarro es que la medicación me altera y a veces me dan palpitaciones. Durante una temporada tendré que pasarme al descafeinado o reducir el café.....Ay!!




Este año intentaré seguir con las recetas y las manualidades, pero sobre todo, con planes para niños. Porque ahora las manualidades las hago sola o mi hija en su habitación. Y lo que mas nos gusta siguen siendo los planes en familia!! Por supuesto, seguire con Hay vida después de los 6.

Ahora voy a descongelarme las manos y sentarme en el sofá con mis niños. Nos lo merecemos por superar esta primera semana!!

martes, 10 de enero de 2017

Arroz con chirlas

Casi todos los platos que cocino acaban en un tupper. Mi marido se lleva su ración al trabajo así que las recetas deben aguantar bien y no ser demasiado "olorosas". Vamos, que cuando caliente el plato en el microondas del office, no salgan todos oliendo a pescaito frito o se quede chuchurrio como los fritos recalentados. Además si son completos tipo plato único, mejor!

Este plato a mis hijos les encanta. Tengo que reconocer que lleva mas chirlas que arroz. Es una forma de que coman rápido, pescado y completo! Y ligero si en estas fechas necesitáis controlar las calorías.

Ingredientes

Arroz largo vaporizado para 4 personas
250 gr de chirlas
250 gr de anillas de calamar
100 gr de gambas congeladas
Medio pimiento rojo
Cebolla
Sal, aceite, colorante si os gusta


Se pica fina la cebolla y el pimiento rojo y se sofríe. Una vez doradita la verdura, se añaden las anillas de calamar troceadas y las gambas. Se sofríe también el arroz. Se añade agua o caldo hirviendo a la paellera. Se prueba de sal y se rectifica. Se suele añadir 2 partes de agua/caldo por cada parte de arroz. Yo suelo añadir un vaso de arroz y casi 3 de agua porque prefiero que quede caldoso. Si es necesario, se puede añadir mas agua/caldo siempre que sea hirviendo para no parar la cocción. Si nos gusta con sabor pero no tenemos caldo de pescado, se puede añadir media pastilla de caldo de verdura. Si el sofrito se hace con mimo, el arroz queda muy gustoso sin necesidad de tener caldo ni pastilla. Cuando quedan 5 minutos de cocción, se introducen las chirlas en el arroz. Unas vueltas, las chirlas se abren y sueltan su jugo. Unos 20 minutos en total de fuego medio y voilá!!







Rico, simple y económico!